Esperar

Esperar es una prueba, es tendencia a madurar, comprender que lo que esperas, puede hacerse realidad.

Esperar es una fuerza, saber que el tiempo ha de pasar, entendiendo que las cosas, vienen cuando han de llegar.

Esperar es mirar el mundo, percibir que todo tiene un ritmo, es fortalecer el alma, no perderte en el abismo.

Esperar, es no perder lo encontrado, ahí está, pero no has de poseerlo, hasta que el tiempo indique lo contrario, cuando madures y lo asumas con anhelo... Y respeto.

Esperar, es saber que lo que deseas, es más fuerte que el impulso cotidiano, descubrir la importancia del objeto, y la calma, que te lleva a disfrutarlo.

Esperar es segura complacencia, es saber que cuando llegue lo esperado, disfrutarás la alegría de aquella espera, y vivirás a plenitud con lo logrado.

Pienso que esperar crea una ansiedad intensa que a veces no podemos controlar; es parte de la vida, cosa esta de esperar.

Saber esperar es una virtud de sabios y una cualidad de hombres de estirpe valerosa, la cobardía no existe en su diccionario cotidiano y lo más importante es que junto a la virtud cardinal de la paciencia, tienen la virtud teologal de la esperanza. ¿Y usted, es Paciente?

Virgilio Santana Ripoll

1 comentario:

Anónimo dijo...

CÓMO NO ESPERAR!!!!

Si eso es lo que da VIDA a la VIDA. Es no resignarse a que la esperanza muera. Sin importar distancia, años, meses,dias, horas, minutos, segundos, nanosegundos... te visualizas en lo que esperas.

Esa ESPERA es la que te hace MADURAR Te mantiene valiente como nunca antes, hasta te desconoces...

Y ESPERAS porque VALE LA PENA, son las piezas del rompecabezas de la historia de tu vida todas aquellas vivencias: inocentes, reales, puras, hermosas que se reviven con cada lugar, olor, sabor, canción... que no te permiten hacer otra cosa que ESPERAR.

S.N.