Extranar... Es no saber

Pero la melancolía más dolorosa
es la de quien se ama.........

Extrañar la piel, el olor, los besos.
Extrañar la presencia, y
hasta la ausencia consentida.

Podías estar en el comedor y él en el dormitorio,
sin verse, pero se sabían allí.
Podías ir para la oficina
Y el para el dentista, pero sabían donde.

Podías estar el día sin verlo,
él, el día sin verte,
más sabían que había mañana.

Pero cuando el amor de uno acaba,
al otro le sobra la melancolía que
nadie sabe como detener.

Extrañar es no saber.
No saber más si él continúa
engripándose en invierno.
No saber más si ella continua
tiñéndose el cabello de rubio.
No saber si él todavía usa
la camisa que le regalaste.

Si ella continua prefiriendo Pepsi,
si el continua sonriendo,
si ella continua bailando,
si él continúa surfeando,
si ella continua amándolo.

Extrañar es no saber.
No saber que hacer con los días
que son más largos,
no saber cómo encontrar tareas
que paren los pensamientos,
no saber cómo frenar las lágrimas
delante de una canción,
No saber como vencer el dolor
de un silencio que nada satisface.

Extrañar es no querer saber
si él está con otra,
y al mismo tiempo querer.

Es no querer saber si ella está feliz,
y al mismo tiempo querer.

Y no querer saber si él esta más flaco,
si ella está más linda.

Extrañar es nunca más saber
de quien se ama, y mismo así, doler.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente, una realidad que solo la conocemos los que la hemos vivido....

Extrañar es no saber.
no saber cómo frenar las lágrimas
delante de una canción...,

S.N.

Virgilio Santana Ripoll dijo...

Anonimo, me encanto este comentario. Que tengas un dia estupendo, quien quiera que seas.

Anónimo dijo...

Gracias, excelente dia para ti también. S.N.

Anónimo dijo...

Me parece formidable, cuanta sencibilidad y emocion hay en tus palabras, me encanta porque se nota que pusiste el corazon en cada verso.
Felicidades querido. Bendiciones!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Me encanta esta parte:

Extrañar es no saber.
No saber que hacer con los días
que son más largos,
no saber cómo encontrar tareas
que paren los pensamientos,
no saber cómo frenar las lágrimas
delante de una canción,
No saber como vencer el dolor
de un silencio que nada satisface