Vivir simple!




Saliendo de la oficina hace unos días me encontré con mi buen amigo Luis, quien me abordó preguntándome que en donde me he metido todos estos días. Sin muchos preámbulos le conté de un nuevo y maravilloso pasatiempo que he encontrado: Montar bicicleta.

Tan simple como parece, montar bicicleta me lleva por lugares nunca antes conocidos para mi, descubro nuevos paisajes, parajes, caminos que nunca caminaría de no ser por la bicicleta, tengo la oportunidad de conocer nuevas personas, sentirme libre mientras ruedo cuesta abajo, y concentrarme tenazmente mientras pedaleo cuesta arriba. 

Montar bicicleta es algo estupendo, y que decir de los compañeros con quienes comparto la travesía! Pues son lo máximo, personas de gran calidad!, deberías unírtenos, le decía a mi buen amigo Luis, quien se apresuro a preguntarme: y solo eso disfrutas? Pregunta a la cual no respondí, y me limite a sonreír.
Hoy, sin embargo, pensaba en esa pregunta de Luis.

La respuesta es tan simple, que empezaron a llegar a mi mente fotografías de las cosas que disfruto a plenitud, por ejemplo:

Disfruto mirar un amanecer con tonos anaranjados mientras el sol va despejando la oscuridad.
Disfruto caminar bajo la lluvia mientras paseo con mis perros.
Disfruto compartir la comida, o donarla a quien no la tiene.
Disfruto hablar con los sobrinos, escucharlos y contarles mis experiencias.
Disfruto trabajar hasta tarde en la noche mientras tomo una copa de vino y escucho El Condor Pasa.
Disfruto conducir por horas, cantando como loco mientras miro el paisaje.
Disfruto la elocuencia de su silencio mientras me mira y sonríe.
El atardecer en la playa, caminar de su mano, despertar y hablar con Dios, crear nuevas cosas, ayudar a un desconocido, visitar viejos amigos, cumplir los retos, escuchar su risa, comer en familia... y tantas cosas mas, que por simple que parezcan, son las que hacen de mis días sean extraordinarios y a cada momento quiera dar gracias a Dios por el privilegio de esta vida.

Lo cierto es que nos complicamos porque queremos, por ejemplo, hoy disfruto montar bicicleta, pero cuando niño nunca tuve una, y aun así, era feliz.
La vida se compone de momentos, y estos pueden ser de calidad o no, de acuerdo a nuestras actitudes, lo mas valioso no esta en tener, sino en ser. Ser amable, feliz, decidido, arriesgado, honesto, puntual, respetuoso, generoso, leal, compañero, amigo, confidente, responsable, honrado. E ahi donde radica la esencia, en disfrutar lo que se es, aunque no se tenga nada.

Mis mejores deseos para ti!

Virgilio Santana Ripoll







santanaripoll@gmail.com





2 comentarios:

Anónimo dijo...

El comentario que esto mereces es:
"Las pequeñas Cosas Marcan La Gran Diferencia."
Si lo pensamos bien, cuantas personas han llegado a nuestras vidas y cuantas se han ido; muchas llegan para aprender y otras para que aprendamos de ellas.
El tiempo que se va no vuelve y hay momentos que nunca volveremos a vivir, por eso hay que disfrutar al máximo cada día, sabemos de hoy más no de mañana, sabemos cuando nacimos pero no cuando moriremos. La vida nos depara muchas cosas que no sabemos hasta que llegan (el futuro es incierto). Dar gracias a Dios por todo, bueno o malo; lo bueno se disfruta y de lo malo se aprende.

Dios le bendice grandemente! Sr. Santana Ripoll

Anónimo dijo...

La vida es como la música, debe componerse con el oído, el sentimiento y el instinto, no mediante reglas.
No hay nada mejor en esta vida que ser libre, en Vivir Simple, como dice usted.Pero lo verdaderamente importante no es llegar a la meta, es el camino que uno recorre hasta llegar a ella y para ello es fundamental varios ingredientes: la motivación suficiente , la constancia, energía , el creer en uno mismo, la fuerza, la pasión y no darse el lujo de dañar a nadie… Eso es vivir, quizás no tan simple, pero sí saber vivir.