Crecer y Avanzar


Nacemos y no nos damos cuenta, pero nos han dado el mayor regalo posible: una vida. Una vida llena de posibilidades, oportunidades y momentos que dibujaremos con el paso del tiempo. Una vida llena de ilusión, esperanza, y sobretodo, una vida llena de vida.

El paso del tiempo nos marchita. Crecer significa dejar atrás ciertas partes de nuestras vidas que ya nunca más volveremos a vivir; simplemente, por arte de magia, se terminan convirtiendo en cosecha del pasado. Crecer implica ciertos riesgos y dificultades y, la mayor de éstos, es aprender a decir 'Adiós'.

La importancia de saber decir 'Adiós' es esencial en el crecimiento de toda vida. Crecer es aprender a despedirse. Es asimilar que hay cosas y personas que no estarán ahí para toda la vida. Que, como dicen algunos, es el ciclo de la vida; unos llegan y otros se van marchitando y, finalmente, nos dejan. 

El paso más duro en toda vida es saber decir 'Adiós' a aquello que en un momento de tu existencia creías que sería eterno, para toda la vida. Entre lágrimas y llantos tienes que aceptar que el 'Adiós' forma parte de tu vida, de tu regalo. 

Aunque en un principio todo nos parezca negro y sombrío, en un futuro tendrás la oportunidad de dar la bienvenida a otras vidas que formarán parte de ti: hermanos pequeños, primos, hermanas, amigos...  Y será en ese momento cuando, entre sonrisas y lágrimas de felicidad, les contarás como una vez dijiste 'Adiós' a esas personas que eran el secreto de tu felicidad.



La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.
Joaquin Sabina.


No hay comentarios: