Distancia

Ambos estaban hambrientos,
ella quería su plato
y él anhelaba el suyo,
ambos morían de sed,
estaban sedientos
sin embargo, 
preferían dejarse morir
antes que darse de comer.
Que ironía,
yo prefiero su comida,
ella la mía.
Siento que muero de sed y ella también,
ella quiere mi vaso, yo prefiero el suyo.
Sin embargo,
preferimos morir de sed,
antes que darnos de beber.


Virgilio Santana Ripoll

No hay comentarios: